miércoles, 10 de octubre de 2012

Pierde Pemex 47,000 mdp por pozos improductivos

Los errores cuestan caros

 
 
“El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor”.

Confucio, filósofo chino.

 

Perforando

Antonio Carrera

 

A veces el fracaso es producto de un error humano, de la falta de planeación o bien de la  conjunción de todos los pretextos humanamente posible inventar. Los cierto es que los errores salen caros máxime en una empresa como Pemex.

Sin duda, la localización de un pozo productor o yacimiento no es cosa fácil pues se requiere la mejor tecnología para la realización de estudios sismológicos (ahora hablamos hasta de tridimensionales) y, también, de las mejores herramientas para perforar con exactitud en el lugar y  momento indicado.

Saco a colación lo anterior porque desde siempre, como cualquier petrolera del mundo, Pemex tiene acierto y errores a la hora de perforar un pozo exploratorio, y es en el rubro de los fracasos donde se pierden grandes cantidades de dinero; de acuerdo a información de la subsidiaria Pemex Exploración y Producción desde el año 1998 han perforado 324 sin ningún tipo de éxito.

La inversión perdida en estos pozos petroleros que no resultaron comerciales o en algún tipo de negocios para PEP es catastrófica para las arcas públicas, pues se tiraron 47 mil 261 millones 733 mil 648.3 pesos.

Lo más preocupante es que conforme PEP se adentre más al proyecto de aguas profundas, las pérdidas por pozos sin éxito serán más costosas para la paraestatal.

Por ejemplo, el año pasado PEP perdió tan sólo en el primer trimestre de este año PEP reportó pérdidas superiores a los 4 mil 978 millones de dólares tan sólo en los pozos denominados Talipau-1, profundidad de 940 metros, y el Hux-1, perforado con un tirante de agua de unos 1,130 metros, que tras la inversión resultaron improductivos en cualquier tipo de combustible.

El año pasado, la petrolera reconoció que de nada sirvió la inversión de 2 mil 796 millones de pesos en el pozo Puskon-1, pues igualmente no se tuvo éxito al no encontrar nada tras alcanzar una profundidad de 600 metros bajo aguas del Golfo de México.

A la fecha, PEP ha perforado o está perforando 26 pozo en aguas consideradas profundas y extra profundas, de los cuales 8 resultaron improductivos, siete con campos de gas y cuatro con potencial de crudo ligero y/o aceite; el resto aun no se tienen resultados por estar en perforación.

Sin embargo, no sólo son los pozos que se perforan en aguas profundas las que originan pérdidas. Por ejemplo, el pozo Bricol 201, perforado a 7 mil 26ometros en la Región Sur, en Comalcalco, Tabasco, resultó improductivo y por ende se desperdiciaron los 570 millones 090 mil 169.90 pesos que se invirtieron.

Otro es el pozo RABASA 301, perforado a 4 mil 756 metros en Agua Dulce, Veracruz, y donde PEP habría invertido más de 209 millones de pesos.

De acuerdo al reporte de la Comisión Nacional de Hidrocarburos entre el 2007 y mes de julio de 2012 se han perforado un total de 278 pozos, de los cuales 128 resultaron productivos y 150 improductivos; es decir el 53.5% de los pozos que Pemex perforó en este periodo salieron improductivos.

Algo extraño hay, pero la efectividad de los estudios sismológicos, en su mayoría realizados por COMESA, no están dando el éxito requerido por Pemex, que mientras tanto sigue urgido en aumentar su producción.

Lo que salva las pérdidas de más de 47 mil millones, son los anuncios realizados por el presidente Calderón con los pozos Trion-1 y Supremus-1 donde se estiman recursos prospectivos del proyecto Área Perdido  hasta por 13 mil millones de barriles de petróleo crudo o equivalente.

Nos leemos en la próxima…

Comentarios y denuncias: opinionperforando@hotmail.com