domingo, 18 de enero de 2015

Inhabilitado 10 años... y?

Hugo Alfonso Zermeño Díaz 10 años de inhabilitación.
 
Perforando
Por: Antonio Carrera

Para gente que ha sido inhabilitada por la Secretaría de la Función Pública o por Órgano Interno de Control, como Hugo Alfonso Zermeño Díaz, le he es indiferente la sanción pues se siguen valiendo de sus influencias para seguir operando u ostentando poder a través de terceros o empresas dentro de Petróleos Mexicanos (Pemex).
Hugo Zermeño Díaz, quien ocupaba la cartera de Superintendente General de Análisis de Fletamentos de Pemex Refinación, fue inhabilitado 10 años para ejercer cualquier cargo y destituido; además, económicamente fue sancionado con 500 millones 912 mil 730 pesos, según consta en la resolución del expediente 16/2009.
Él, junto a otros funcionarios de Pemex Refinación, fue señalado de beneficiar a Arrendadora Ocean Mexicana y Transportación Marítima Mexicana (TMM) con la entrega irregular de contratos que a la postre significó un fraude de 23.5 millones dólares contra las arcas de la petrolera.
La SFP señaló que los contratos para el arrendamiento de cuatro buquetanques a casco desnudo tenían un sobreprecio de entre 29 y 35 por ciento; además que las citadas Arrendadora Ocean Mexicana, de Antonio Juan Marcos Issa, Alfredo Reynoso Durand y Juan Reynoso Durand, y TMM se pusieron de acuerdo o se coludieron para adjudicarse la licitación pública 18576057-016-05.
Hoy, como si nada a Zermeño Díaz, de acuerdo a un ex trabajador de la empresa McQuilling, se le ha visto muy activo y en reuniones en PPI, en Houston, o en la Torre de Pemex, en la Ciudad de México, pues el ex funcionario inhabilitado sigue tomando decisiones importantes ahora como una especie de asesor de la firma MCQUILLING de México, S. de R.L. de C.V. y de su director Diego A. Aguilar López.
Y es que la tarea de la firma MCQUILLING de México, S. de R.L. de C.V. y Zermeño Díaz es prácticamente realizar el trabajo de mercadeo para asegurar o garantizarle a Pemex o PPI la mejor propuesta en lo técnico y económico…
Según denunciante, actualmente a través de MCQUILLING se están dirimiendo dos contratos, uno para la adquisición por arrendamiento financiero a 15 años de un FPSO para el proyecto Ayatsil-Tekel, ubicado en el Proyecto Campeche Oriente.
Los montos que percibe esta empresa podría ser lo menos relevante, lo verdaderamente importante es el poder que MCQUILLING de México, S. de R.L. de C.V. y Zermeño Díaz tienen para recomendar -a través de los dichosos estudios de mercado- a las empresas a modo como National-Oilwell Varco, Diavaz o McDermott.
Actualmente Petróleos Mexicanos sostiene reuniones en Houston y/o Torre de Pemex, de Marina Nacional, para el proceso de adquisición o compra de dos megas buques tipo unidades flotantes de producción (FPSO) para mezclar crudos de diferente calidad que se extraerán de yacimientos marinos en el Golfo de México, al Noroeste de Ciudad del Carmen, Campeche.
De acuerdo a información publicada en diversos medios, el costo de las dos unidades asciende a más o menos 33 mil 170 millones de pesos (equivalente a 2 mil 587 millones de dólares) y para el proceso de adquisición, mediante arrendamiento financiero es que se sostienen las reuniones, y donde MCQUILLING de México, S. de R.L. de C.V. y Zermeño Díaz tienen voz y voto para la asistencia técnica  y legal; o sea, en pocas palabras la adquisición de los dos mega buques estaría en manos de un sujeto que fue inhabilitado 10 años por presuntos actos de corrupción y que le habla al oído del funcionario Alberto Rubio Ibarra, de PEP, responsable -por lo menos- del proceso de adquisición de FPSO para el Proyecto Ayatsil-Tekel.
Y lo peor es que Pemex le paga a Zermeño Díaz, a través de la empresa MCQUILLING de México, S. de R.L. de C.V, por la “asesoría técnica y/o legal”.
En otro de los procesos donde MCQUILLING de México, S. de R.L. de C.V. y Zermeño Díaz es la compra de un FPSO para pruebas de alcance extendido (PAE).
Quién como Zermeño Díaz... ¿No?
Comentarios y denuncias: opinionperforando@hotmail.com o al celular 9932320348 Sígueme en twitter: @opinaperforando