lunes, 18 de marzo de 2013

Poco que celebrar en 75 Aniversario de la Expropiación


“Parte de la violencia que vive México no ha surgido ahora, tiene su origen en la cantidad de años en que los más pobres han sido olvidados”.
Luiz Inacio Lula da Silva, ex presidente de Brasil

Perforando
Antonio Carrera

Hoy llegamos al 75 Aniversario de la Expropiación Petrolera y paradójicamente –hoy más que nunca- hay poco que celebrar: lágrimas, zozobra y con la incertidumbre de que la nueva reforma energética lance al precipicio de la privatización a la empresa que dio razón al festejo de este 18 de marzo: Petróleos Mexicanos.
Creo que muchos mexicanos no estamos de acuerdo en la política energéticas que ha emprendido el nuevo gobierno, tampoco con la que permitió que empresas privadas hoy estén explorando y explotando el crudo de nuestros campos maduros, y peor aun, que éstas sean extranjeras.
Que podemos pensar de un partido como el PRI que de la noche a la mañana cambió sus estatutos para que, de ser necesario, no sólo se privatice Pemex sino que se pretenda cobrar al pueblo, a través del IVA en alimentos y hasta medicinas, los 7.13 billones de pesos que Pemex pagó al fisco en los últimos 12 años y que se dejaría de percibir al aplicar un nuevo esquema de contrataciones (algo disfrazado como cambiar la palabra “privatización” por “modernización”) en la petrolera.
Dicen que con al reforma energética bajaría el precio de la gasolina; mentira, al final de cuentas los proveedores de servicios siempre se rigen por sus propia reglas y siempre se ponen de acuerdo para imponer los precios que a ellos le convengan y no lo que al pueblo le convenga.
El otro día –a propósito del tema de nacionalismo- veía un enlace desde Venezuela con el periodista Carlos Loret de Mola, quien con botella de gasolina en mano, informaba que un venezolano un tanque de gasolina se llenaba con 7 pesos mexicanos, y eso que PDVSA es una empresa estatal; en México lo llenamos con 400 pesos…  En Venezuela la producción de crudo en 2012 fue de 2 millones 804 mil barriles diarios de crudo, en Pemex el promedio de producción fue de 2 millones 548 mil barriles diarios.
El primer paso ya esta dado, los Senadores del PAN, PRI y PVEM aprobaron el Plan o Estrategia Nacional de Energía presentado por Enrique Peña Nieto.
Los expertos y la misma oposición de la clase gobernante ven el documento aprobado como un mero catálogo de buenas intenciones, pues para que se pueda considerar una verdadera estrategia nacional debió tener una visión integral.
La estrategia presentada carece de indicadores para poder evaluar los alcances; además, no tiene un diagnóstico real de la situación real del sector. Es un Plan a modo, porque en el no se refleja el sentir de los verdaderos expertos del sector y si se apega mucho a las necesidades globales de los aliados económicos.
El documento señala, por ejemplo, entres sus líneas de acción dice: Considerar nuevos esquemas para complementar la inversión pública, mediante el impulso a la inversión privada, a través de la provisión de contratos de largo plazo que incorporen el seguimiento del ciclo petroquímico de los productos.
En apartado denominado punto de partida, el documento señala: Para alcanzar los objetivos planteados en este documento, tanto en materia de hidrocarburos, como en electricidad, es fundamental la participación del sector privado.
Hay otro apartado que dice textualmente: Promover una amplia participación del sector privado en el suministro de energía.
La palabra privado aparece 28 veces en el documento, como en el punto que dice: Fomentar la participación del sector privado en el desarrollo de la nueva infraestructura de transporte de gas natural por ductos.
Pues celebremos como nunca este 75 Aniversario de la Expropiación Petrolera, no vaya ser que el próximo año estemos celebrando el primer año de la Pemex S.A.
Nos leemos en la próxima…
Comentarios y denuncias: opinionperfornado@hotmail.com